domingo, 15 de marzo de 2015

Adiós, adiós, que no volvamos a vernos.

No se como hemos llegado a esta situación. Pero lo único que se es que esto está muerto. Y no lo podemos revivir. Te has empeñado en buscar amores de una noche mientras me decías que querías verme (ingenua yo, por creerme tus mentiras). Te has empeñado en acabar con esto.
Lo mismo que te culpo, también me culpo a mi. Por hacer lo mismo que tú. 
Hemos jugado con fuego y nos hemos quemado. O peor. Hemos jugado con sentimientos y nos los hemos cargado.
No diré nada malo, todo lo que me has hecho vivir estos meses ha sido maravilloso. Pero es hora de que cada uno tome su propio camino. 
Espero que te vaya tan bien como a mi. Fue un placer (nunca mejor dicho) conocerte. 
Y que la vida no sea caprichosa para que nos vuelva a juntar.
Adiós, adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario